Buenas noticias: el DSM V empieza a retractarse.

Basado en un artículo de Allen Frances, MD 4 de Mayo de 2012

Suspiro de alivio. El sitio Web del DSM-5 ha anunciado que dos de sus propuestas más polémicas finalmente han caído. Han esquivado las balas sobre el riesgo de psicosis y depresión mixta con ansiedad. Ambos están ahora definitivamente rechazados como diagnósticos oficiales del DSM-5, exiliados en el apéndice. Y otra buena noticia (y desde nuestro punto de vista, el más importante) tiene que ver con los criterios establecidos para el Déficit de Atención / Hiperactividad. En este caso, los criterios se han endurecido o estrechado (no es suficiente, pero cualquier medida aquí, ayuda).
El mundo es un lugar más seguro ahora que "la psicosis del riesgo" no estará en el DSM-5. Su rechazo le ahorrará a nuestros niños los riesgos de una exposición innecesaria a los fármacos antipsicóticos (con sus efectos secundarios de obesidad, diabetes, problemas cardiovasculares, y una menor esperanza de vida). El "Riesgo de psicosis" ha sido la peor propuesta del DSM-5 -y al menos, todos deberíamos estar agradecidos de que el DSM-5 haya llegado a esta conclusión.

Por primera vez en su historia, el DSM-5 ha mostrado cierta flexibilidad y capacidad de corregirse a sí misma. Con suerte, esto es sólo el comienzo de lo que resultará ser una serie de rectificaciones necesarias. Las revisiones actuales deben ser sólo el primer paso en un programa sistemático de reforma; el preludio de todos los otros cambios necesarios antes de que el DSM-5 llegue a convertirse en un documento sólido seguro y científicamente.

El giro aquí se puede atribuir a la combinación de: 
1) las numerosas críticas de los expertos en el campo, 
2) la indignación pública, 
3) la cobertura uniforme de prensa negativa , y 
4) los resultados abismales en las pruebas de campo en el DSM-5. 
Pero, no es momento para la complacencia. Gran parte del resto del DSM-5 sigue siendo un lío. Los grados de confiabilidad alcanzados por muchos de los otros trastornos siguen siendo increíblemente bajos y la redacción de los grupos de criterios, sigue siendo inaceptablemente imprecisa. Los siguientes temas específicos deben ser abordados:


(1) ¿Por qué introducir un diagnóstico de Trastorno de Estado de Ánimo Disruptivo en el que se ha estudiado una sola investigación de sólo seis años y los consiguientes riesgos en el fomento del uso inadecuado de fármacos antipsicóticos para niños con simples rabietas?(2) ¿Por qué tener un diagnóstico de Trastorno Neurocognitivo Menor que innecesariamente asusta a muchas personas que no tienen más que problemas de memoria de la vejez?(3) ¿Por qué insistir en la eliminación de la exclusión del duelo-lo que permite el diagnóstico inadecuado de trastorno depresivo mayor en las personas que están pasando por un duelo normal?(4) ¿Por qué abrir las puertas al sobrediagnóstico y el exceso de medicamentos en el trastorno por Déficit de Atención (al aumentar la edad de inicio a 12)?(5) ¿Por qué drásticamente se reduce el umbral para el Trastorno de Ansiedad Generalizada cuándo va a confundir el trastorno mental con la ansiedad y la tristeza de la vida cotidiana?(6) ¿Por qué combinar el abuso de sustancias con la dependencia de sustancias bajo la rúbrica de Trastornos Adictivos, cuando esto puede confundir en sus necesidades de tratamiento diferentes y crea el estigma innecesario para muchos jóvenes que nunca caerán en la "adicción"?(7) ¿Por qué incluir una categoría para Adicciones Conductuales que abrirán la puerta a un etiquetado incorrecto de trastornos mentales a todo tipo de intereses normales y de las pasiones? La sugerencia del DSM-5 de incluir la "adicción a Internet" en el apéndice es un primer paso de mal agüero.
(8) ¿Por qué incluir un texto en el conjunto de criterios de pedofilia que invitan a nuevos abusos forenses de la ya tan mala sección de parafilia?
(9) ¿Por qué se etiqueta de trastorno mental la experiencia de caer en un episodio de atracón por semana durante tres meses?(10) ¿Por qué introducir un sistema de diagnóstico de la personalidad tan complicado que nunca se usará y dará un diagnóstico dimensional que ofrece una inmerecida mala fama?
(11) ¿Por qué no retrasar la publicación del DSM-5 para dar tiempo suficiente a completar la segunda etapa que se había previsto anteriormente y las cruciales pruebas de campo que fueron canceladas abruptamente debido a los constantes retrasos administrativos en la realización de la primera etapa? Esta es la única forma de garantizar una fiabilidad aceptable. No debemos aceptar una redacción ambigua del DSM-5 cuya fiabilidad apenas supera el azar.(12) Y la más fundamental. ¿Por qué no permitir una revisión científica independiente de todos los otros cambios polémicos del DSM-5? Esto ha sido propuesto por 51 organizaciones de salud mental como la única forma de garantizar una credibilidad del DSM-5.El público tiene 6 semanas para formular observaciones sobre las actuales sugerencias del DSM-5. Luego habrá una ronda de decisiones finales, con todo probablemente estructurado a mediados de otoño. Esta débil apertura en la ya impenetrable armadura del DSM-5 debería estimular nuevos esfuerzos para conseguir el resto de cambios en el DSM-5.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Es una alegría que se retracten, especialmente en temas con un impacto tan importante como el de "riesgo de psicosis". De todos modos el DSM se está convirtiendo en un "mamotreto" lleno de inconsistencias. Algunas personas, como los residentes de psiquiatría están más expuestas al "riesgo" de limitar su estudio de la psicopatología a un manual como este.
RAFA GAUTIER ha dicho que…
Mucho nos tememos que con la aprobación de la APA sobre la publicación inminente del DSM-5, se mantengan algunos nuevos diagnósticos que darán más problemas que soluciones. No obstante, si muchos de ellos se desplazan al "Apéndice", al menos no están al alcance de las personas que están en proceso de formación, pues es costumbre que ni siquiera lleguen hasta el final.

Entradas populares de este blog

El sufrimiento oculto del psicópata

El Incesto: lo que hay que saber de las víctimas

Personalidad según Otto Kernberg