miércoles, mayo 16, 2012

El Incesto: lo que hay que saber de las víctimas

Artículo adaptado de Richard P. Kluft en Psychiatric Times
Enero 2011


Pocos temas en la psiquiatría provocan reacciones más profundas, viscerales y polarizadas que el incesto; la ocurrencia de las conductas sexuales entre individuos estrechamente relacionada con los comportamientos que violan los tabúes más sagrados y vigilados de la sociedad. Además, pocas circunstancias como el incesto enfrentan al psiquiatra con dilemas clínicos complejos, dolorosos y potencialmente problemáticos, tanto en su diagnóstico como en los desafíos en el tratamiento. También, la gestión de situaciones en las que el incesto ha sido sospechado o realizado presuntamente por un miembro de una familia, y negado, a menudo con dolor e indignación por el acusado y / o otros miembros de esa familia, plantea verdaderos retos.

El estudio del incesto como un fenómeno real y no como una fantasía es un acontecimiento relativamente reciente. En 1975, un texto autorizado proclamó que la incidencia del incesto padre-hija en los Estados Unidos era de 1 en un millón. Las contribuciones cruciales de autores feministas y traumatólogos sensibilizados con la profesión aumentaron la frecuencia y la importancia del incesto y su relación con la psicopatología en un 0,2-4.
En 1986, Russell publica que existe algún tipo de actividad incestuosa entre padre e hija, que van desde lo mínimo a lo brutal y agresivo en aproximadamente 1 de cada 20 familias que incluyen hijas y sus padres naturales, y 1 de cada 7 familias en las que hijas vivía con un padrastro.
A comienzos de 1990, las feministas, traumatólogos, y colaboradores del estudio emergente de los trastornos disociativos se dedicaban a un estudio vigoroso de incesto y el tratamiento de las víctimas de incesto.
Sin embargo, durante este tiempo, ha surgido una tendencia a poner en duda los recuerdos de aquellos que reportaron el abuso incestuoso, el montaje de las defensas militantes de los autores acusados. El creciente número de acusaciones de incesto se atribuyó a las prácticas erróneas por parte de los terapeutas que trabajan con pacientes que recordaban el incesto, sobre todo si los recuerdos había estado ausentes de la memoria por algún tiempo y habían resurgido, ya sea en el contexto de la terapia o con la exposición del paciente a algunos medios de comunicación, libros, y prácticas. Los médicos fueron acusados ​​de abuso de sugerir que nunca habían ocurrido y de provocar recuerdos en sus pacientes a estar contaminados con la información y / o ideas que había sido plantadas en sus mentes. Algunos libros y medios de comunicación fueron acusados ​​de alentar a los informes falsos.
Como resultado, durante más de una década y media el estudio y tratamiento del incesto ha estado bajo una nube de sospecha que ha impedido el avance del conocimiento acerca de esta devastadora forma de abuso. Los estudiosos han desistido de usar la palabra, incluso, hasta el punto que se ha vuelto difícil de investigar, a menos que se busquen términos más suaves e inocuos. El tabú del incesto y los académicos quieren evitar provocar reacciones enconadas a su trabajo; el término "incesto" ha estado retrocediendo en la literatura.
Incluso ahora, los investigadores se apresuran a negar la frecuencia del abuso incestuoso para minimizar su realidad y el daño que puede causar.
Sin embargo, un examen cuidadoso de la literatura demuestra que los argumentos que defienden que el maltrato sexual en la infancia no es perjudicial presentan graves deficiencias.
Vamos a proceder sobre la base de lo que, en mi opinión, son los mejores datos y conocimientos disponibles. Los datos sugieren que el incesto abusivo es común, que sus consecuencias son perjudiciales, y que por lo general deja a sus víctimas con daños de consideración psiquiátrica y angustia.

Puntos a tomar en cuenta

■ En 1986, algún tipo de actividad incestuosa entre padre e hija, que van desde un mínimo a la brutal y agresiva, se encuentra en aproximadamente 1 de cada 20 familias que incluyen hijas y sus padres naturales, y 1 de cada 7 familias en las que residen sus hijas con un padrastro.

■ El incesto a menudo conduce a la unión traumática; una forma de relación en la que una persona maltrata a otra con no solo con el abuso, amenazas, intimidación, palizas, humillaciones y acoso sino también proporciona atención, algún tipo de afect, y conexión.

■ Hay tantos desincentivos a la revelación que muchas víctimas de incesto se someten a varias rondas de tratamiento psiquiátrico antes de arriesgarse a revelar este aspecto de su historia.

■ Cuando se evalúa un paciente, se debe prestar atención a la evidencia de disociación en la historia del paciente y los síntomas generales. El tratamiento adecuado está dirigido a cada individuo, no al problema, o a diagnósticos pertinentes, o a un modelo teórico particular.

¿Qué es el incesto?

Courtois afirma que "el incesto es complejo, que abarca una amplia gama de comportamientos entre individuos de diferentes grados de parentesco, con efectos potenciales que son igualmente complejos y multideterminados." Definiciones clínicas y legales más precisas difieren ampliamente en cuanto al grado de consanguinidad al definirlo como incesto.
La definición de incesto se complica aún más por el hecho de que el término se utiliza a menudo en relación con un conjunto de valores y supuestos asociados a la familia nuclear de dos individuos. De hecho, en una sociedad con una alta incidencia de divorcios, las familias mezcladas no son infrecuentes. Quienes ocupan los roles más cruciales e importantes en la vida de un niño tradicionalmente ocupados por los parientes de sangre no tienen una relación genética con el niño, a pesar de que son las fuentes más consistentes de la educación del niño y la protección.
Courtois distingue entre el incesto entre consanguíneos, o el contacto sexual entre parientes de sangre, contacto sexual entre un niño y los individuos que están involucrados con el niño ya sea legal o contractualmente (el matrimonio de los padres de un niño, la adopción de un niño, o servir como un padre de crianza); y el incesto cuasi-familiar, en el que hay contacto sexual entre un niño y las personas vinculadas al niño sin relación, ni contrato, pero que están involucrados con la familia del niño y asumen un papel familiar asociado a funciones de cuidado y responsabilidades. Muy relacionado y similar en su dinámica, aunque formalmente no considerado incestuoso, son las transgresiones cometidas en el contexto de las relaciones de los profesores, entrenadores, el clero y los psicoterapeutas a quienes se perciben como figuras de presencia fuerte y positiva en sus vidas.
El incesto es considerado abusivo cuando las personas involucradas son discrepantes en la edad, el poder y la experiencia. El argumento de que una persona más joven puede haber deseado, buscado, o dado su consentimiento es irrelevante. Esos mismos comportamientos pueden haber sido arreglados, forzados, o generados en respuesta a la presión percibida y / o la amenaza de la persona más poderosa.
A menudo se ha argumentado que el incesto entre compañeros de su edad (siendo ninguno de los dos más de 5 años mayor que el otro) es mutuamente deseado y,con frecuencia consiste en nada más que la experimentación. Esta generalización debe enfrentarse a un escrutinio más detallado. Mientras se producen estos casos, la proximidad de la edad no tiene por qué traer consigo la igualdad de poder, conocimiento, y la sofisticación. De hecho, la coacción implícita o real y la intimidación desempeñan un papel en muchas de esas situaciones. Muchos casos de incesto entre hermanos, justificado como experimentación juvenil, son profundamente explotadores. Las familias suelen aceptar que algo ha ocurrido entre un hermano y una hermana, pero no dan crédito a la protesta de la hermana de que lo ocurrido fue contundente. Y, hay informes más frecuentes de que las hermanas mayores toman la iniciativa en la sexualización de los hermanos menores.
La estrecha relación entre el perpetrador y la víctima complica el trauma del acto incestuoso o de actos con el trauma relacional y trauma de la traición. El Trauma relacional, descrito por Sheinberg y Fraenkel, conduce a la "pérdida significativa de confianza en los demás y la ira creciente, el dolor y la confusión acerca de sus relaciones familiares, cambios en las creencias acerca de la seguridad de las relaciones íntimas, cambios en las creencias sobre la seguridad de las relaciones cercanas en general, y puntos de vista negativos de sí mismas en relación con los demás. El trauma de la traición, descrito por Freyd, comprende el dolor único asociado a la violación por los que tienen la obligación y deber fundamental de proteger y cuidar y se extiende a aquellos que se niegan a creer o ayudar a la víctima, sumándose a trauma de la víctima. La amenaza a las necesidades de apego es tan profunda que la víctima puede ser impulsada a repudiar la traición que él o ella ha experimentado.
Por otra parte, el incesto a menudo conduce a la unión traumática, una forma de relación en la que una persona no solo maltrata a otra con el abuso, amenazas, intimidación, palizas, humillaciones y acoso sino que también proporciona la atención, algún tipo de afecto, como mencionamos.
Con demasiada frecuencia, cuando el incesto se revela, la víctima experimenta retraumatización en serie como consecuencia de haber sido rechazado por la familia, que se une a menudo al lado de los acusados, debido a las intervenciones de las autoridades que con frecuencia tratan a la víctima de forma insensible, como si fuese un mentiroso.
Se han hecho intentos para describir las categorías de motivación de incesto. Maddock y Larson han categorizado el incesto de la forma siguiente:

Basado en el afecto: el incesto proporciona intimidad en una familia que carece de disciplina y afecto. Hay un énfasis en el carácter especial de la relación, dentro de la cual se le da el cuidado que de otro modo no está disponible.
Basado en lo erótico: el ambiente familiar es de pansexualidad caótica, y no es raro que muchos miembros participen. Su norma es la erotización de las relaciones. El término "polincesto" se utiliza a menudo para describir tales situaciones con múltiples perpetradores.
Basado en la agresión: los actos incestuosos involucran la ira sexualizada de su autor. El autor intenta proyectar su frustración y los conflictos en un individuo vulnerable a través de maltratos físicos.
Basado en la rabia: el autor es hostil y puede ser abiertamente sádico. Puede haber un gran peligro para la víctima.
No es raro que se encuentren mezclas de estos componentes. Muchos no creen que las interacciones reales sin eventos sexuales deba ser llamado incesto. Cuando un padre utiliza a un niño para satisfacer las necesidades emocionales de sus padres y promueve a un niño a un papel especial y cercano,convirtiendo al niño en un sustituto de su cónyuge,le atrapa en un mundo dominado por las necesidades de los padres. Este tipo de relación, que suele ser al mismo tiempo seductora y crítica, a menudo se llama "incesto emocional".

Sgroi y cols. han descrito un proceso de cinco etapas en el maltrato sexual de los niños.
En el estadio 1, el compromiso, el niño es llevado a una relación más intensa con el autor. Él o ella se involucra en comportamientos más intensos y poco a poco sexualizados a través de una atención especial que dirige las necesidades emocionales del niño a comportamientos sexuales que pueden ser normalizados e introducidos gradualmente a medida que los juegos o actividades que claramente llaman la atención del niño deseado. Algunos autores utilizan la violencia o amenazas para obligar a la relación sexual.
En el estadio 2, la fase de interacción sexual, el autor se basa en la preparación preliminar de la víctima, y ​​las implicaciones sexuales iniciales aumentan, progresando desde la exposición y tocar, a la penetración de uno o más orificios.
En el estadio 3, el secreto, se hacen esfuerzos para asegurar la privacidad, para reducir la comprensión de la víctima de la responsabilidad del abusador, y para sentar las bases para la actividad sexual en curso. Al niño se le hace sentir responsable y entender que la revelación podría tener consecuencias muy malas. Este "entendimiento" implica la amenaza de daño al niño o a otros. Las amenazas incluyen la pérdida de inserción (porque el niño va a ser visto como mala por otros o perder el cariño del autor y otros); que le dirán que el al niño no se le cree;  que está seguro de que el niño realmente quería lo que se hizo; que el niño será rechazado por Dios por no honrar a su padre, etc.
El niño a menudo surge de este lavado de cerebro con un profundo odio hacia sí mismo, convencido de que él o ella está mal, y que cualquier revelación no haría sino confirmar su maldad, y garantizar el rechazo.
En el estadio 4, la revelación, se desvela el secreto, ya sea de forma espontánea, accidental o deliberadamente. Es más probable que sea determinada por el papel del autor en la familia, por lealtad familiar, y la vergüenza que por el interés superior del niño. Las familias tienden a ser más protectora de los niños cuando el autor no es un padre o un hermano. No es raro que la familia se convierta en protectora y defensiva en su ansiedad y se mueva a negar la gravedad de la infracción y sus secuelas, y culpar a la víctima y cualquier otra autoridad o profesionales que se involucren.
"Bueno" se redefine como lo que es más probable para preservar el buen nombre del autor y de la familia. "Malo" se redefine como aquello que pueda ser reconocido y que provea de una luz desfavorable sobre lo que ha ocurrido. Los conflictos de lealtad en la que se coloca a la víctima son terribles y pueden ser más traumáticos que los propios del incesto.
En el estadio 5, la represión, la comunidad de personas interesadas se asocia con la familia, suprimiendo la veracidad del informe del niño, minimizando tanto la gravedad del maltrato y sus consecuencias. El grupo no quiere hacer frente a las consecuencias de la cruda verdad y están dispuestos a evitar la vergüenza y la incomodidad de lidiar con las agencias y profesionales. Los individuos pueden activamente tratar de desacreditar al niño o lo presionan con acusaciones para que se retracte.

Summit resume muchas de las adaptaciones realizadas por las víctimas de incesto en su artículo donde describe el secretismo que rodeaba el abuso "el síndrome de acomodación del abuso sexual del niño.", El desamparo y la impotencia de las víctimas, su cautiverio en una situación terrible y su alojamiento ella, su revelación tardía, conflictiva y poco convincente de sus circunstancias, y la probabilidad de retracción constituyen el síndrome. Con dolorosa ironía, su adaptación a abusos que no puede evitar conduce a los comportamientos que socavan su credibilidad si luego se quejan de sus circunstancias.

Secuelas


Al igual que con otro trauma infantil profunda, el incesto puede iniciar una compleja serie de acontecimientos biopsicosociales que pueden resonar durante toda la vida de una persona. Las consecuencias implican patrones tanto de la psicopatología como en la adaptación. Las adaptaciones que permiten sobrevivir en medio de una familia incestuosa suele resultar en mala adaptación en otras áreas de la vida.
Los esfuerzos para vincular los aspectos particulares de maltrato incestuoso con la severidad de los síntomas sufridos por la víctima han producido resultados inconsistentes. Sin embargo, un número de factores se cree que generalmente aumenta la gravedad de la psicopatología, según Courtois, como indican los elementos siguientes:

■ Mayor duración de los malos tratos

■ Maltrato frecuente

■ El grado de fuerza y ​​la intimidación

■ La aparición a una edad muy joven o en la latencia

■ Maltrato transgeneracional

■ Agresión perpetrada por una mujer

■ La cercanía de la relación

■ La participación pasiva o negación de la participación

■ Contar con una respuesta erótica

■ La culpa y la vergüenza

■ Divulgación sin ayuda posterior

■ Culpa de los padres y el juicio negativo

■ Sin respuestas institucionales

Revelación


La incomprensión, la vergüenza, los conflictos de lealtad, miedo a las represalias, y la percepción errónea de que el niño tiene la culpa de lo que se llevó a cabo hace que la revelación sea difícil.
De hecho, sólo un 30% de las víctimas, sobre todo los niños mayores y adolescentes, ponen de manifiesto su situación. En el 43%, la revelación es accidental. El resto son revelados por los testigos y se infieren de comentarios vagos o ambiguos.
Muchos sobrevivientes adultos siguen temiendo represalias, creen que su silencio protege a sus familias, el miedo a la vergüenza y / o estigmatización contra el que revela sus experiencias, las autoridades de la desconfianza, y, a menudo han tenido tales experiencias negativas con los intentos anteriores de hacer revelaciones que son reacios a revelar nuevo. Esto es especialmente cierto para aquellos que trataron de revelar su situación anterior y sufrieron terribles consecuencias. Roesler y Wind hallaron que el 51,9% de los que reportaron maltrato a los padres todavía seguían siendo abusados un año después de la divulgación.
La lección para llevar a casa es que hay tantos desincentivos a la revelación que muchas víctimas de incesto se someten a varias rondas de tratamiento psiquiátrico antes de arriesgarse a revelar este aspecto de su historia.

Los síntomas


Las víctimas de incesto se presentan con una amplia gama de síntomas y comorbilidades. Está bien establecido que el trauma aumenta la probabilidad de que una persona sufra síntomas que incluyen no sólo el espectro de condiciones postraumáticas y los patrones de respuesta, sino también la ansiedad, la depresión, y múltiples diagnósticos psiquiátricos y somáticos Los grupos de síntomas más comúnmente encontrados en las víctimas de incesto involucran a varios grupos:

■ Incontinencia emocional: la incapacidad de controlar los efectos perturbadores

■ Desregulación afectiva: la intrusión de emociones fuertes y / o su supresión

■ Auto-consuelo disfuncional : uso de sustancias adictivas, actividades, rituales de autolesión o de auto-estimulación

■ Disociación somatomorfa: expresiones físicas de angustia emocional

■ Comorbilidad: efectos de condiciones relacionadas con el trauma, físico y mental

■ Disfunción sexual: inhibiciones, descontrol y recreación basada en la sexualidad compulsiva

■ Re-actuacióny comportamientos de revictimización: esfuerzos por seducir, desafiar, de revivir el trauma o evitarlo, etc.

■ Fallos en la relación: esfuerzos por desempeñar un papel de agradar a los demás, o inofensivo para los demás, mientras se experimenta la desconfianza / confianza irreal hacia los demás, a menudo las relaciones no ofrecen ni la intimidad, crianza, ni apoyo, pero se sigue en el empeño de lograr relaciones.

Temas de tratamiento


El tratamiento de las víctimas de incesto debe ser altamente individualizado. Las víctimas de incesto se encuentran en todos los ámbitos de la vida y en todas las circunstancias socioeconómicas. Algunos están solos en el mundo, algunos están rodeados de familia amorosa y preocupada y amigos, y algunos tienen sistemas de apoyo que no pueden o no quieren tolerar la carga de tratar con estos asuntos. Algunas víctimas sufren numerosas enfermedades comórbidas, médicas y / o psiquiátricas. Algunos pueden permitirse el lujo de una regresión en sus sesiones de tratamiento y se toma horas en volver a estabilizar después de una sesión difícil, y algunos deben regresar rápidamente a sus puestos de trabajo, estudios, o las familias en un estado estable y funcional. Con la distancia y el tiempo, algunos son capaces de mirar el pasado desde una posición de seguridad, mientras que otros siguen dependiendo de quienes los maltrataron.
El tratamiento adecuado es individualizado para cada paciente y no se centra en torno al problema, los diagnósticos pertinentes, o de un determinado modelo teórico. En general, los terapeutas deben adoptar el marco general del tratamiento de 3 etapas de la trauma:
• Seguridad: el paciente está protegido y fortalecido
• Memoria y duelo: los recuerdos de experiencias problemáticas y las pérdidas son procesados
• Reintegración: el paciente ha integrado los efectos del pasado y se le ayuda a estar bien posicionado para entrar en su futuro sin la carga por el trauma que ha sufrido.

La evaluación inicial del paciente debe ser integral y permitir que el psiquiatra se identifique y prepare para hacer frente a toda la gama de necesidades terapéuticas del paciente, incluido el posible uso de la psicofarmacología. En este proceso, se debe prestar atención a la evidencia de la disociación de la historia del paciente y en síntomas generales asociados.
Un error común es asumir que si hay un problema de disociación, se declarará con facilidad. Tal suposición desafía un cuerpo masivo de información en sentido contrario. Debido a que la disociación es una herramienta defensiva poderosa para hacer frente al problema, es importante tenerla en cuenta. Un gran riesgo de no valorar la disociación es la inundación anticipada de la psique del paciente con material doloroso traumático que no estaba previamente en la memoria, tomando en cuenta que el tratamiento reduce las barreras defensivas. Estos episodios pueden ser perjudiciales y potencialmente mortales.
El tratamiento debe ser medido en una manera que no siempre sature al paciente, y el trabajo del trauma debe entenderse que es sólo una parte de un esfuerzo terapéutico global. A veces, otras preocupaciones predominan o el paciente no puede tolerar tratar con el incesto. La relación del terapeuta con el paciente puede ser más importante que las teorías y las técnicas utilizadas en el tratamiento.

Cuestiones especiales


Los pacientes pueden desarrollar transferencias sobre la base de las relaciones con las personas que le han dolido y traicionado. La expectativa de la sexualización y daño moral por parte del terapeuta se le puede negar a un nivel consciente, pero a menudo se revela de muchas maneras, y por lo general se reconoce finalmente. Muchos terapeutas tienen dificultades con que se percibe como alguien que puede explotar, traicionar, y rechazar el paciente, pero esto debe ser tolerado y explorado a medida que avanza el tratamiento. La bondad del terapeuta puede ser entendida como seductora,y aunque el tratamiento parezca ir bien, el paciente vive en el miedo del momento en que el terapeuta le mostrará su verdadera cara y explotará, humillará y / o le rechazará
La omnipresencia de la vergüenza, culpa, odio a sí mismo experimentado por muchas víctimas de incesto no puede ser exagerada. Es difícil para las víctimas aceptar el tratamiento, y es difícil para ellos aceptar que probablemente seguirá siendo bien intencionada, ya que en algún momento se revelará una información más profunda. Muchas de las víctimas de incesto se han visto tan adoctrinados para creer que lo que pasó fue culpa de ellos y fue producto de su deseo, que tienen dificultad de hablar de temas relevantes por vergüenza y por temor a que su "maldad" dañe al terapeuta. Esto es especialmente pronunciado en víctimas de incesto que sufren trastorno de identidad disociativo o estrechamente relacionados con condiciones disociativos.
Una de las principales preocupaciones durante el tratamiento de las víctimas de incesto es su reflexión en curso sobre si las acusaciones son ciertas o si lo que ha sucedido es culpa suya. Este último aspecto es especialmente importante en las víctimas de polincesto sobre la razón de que si tanta gente ha abusado de ellos, debe haber sido su culpa. Cuando los pacientes se dan cuenta que frente a lo que ha sucedido puede confrontarlos con la pérdida irrecuperable de su relación con uno o más miembros de la familia, y a veces con la posible pérdida de toda su familia, la presión para dudar de sí mismos es muy profunda.
El terapeuta está siempre en tierra firme cuando sostiene que todo lo  sucedido no fue culpa del niño y que se ha convertido en el paciente que está tratando. Sin embargo, las cosas no son tan claras cuando se trata de la postura del terapeuta en un área muy difícil de la memoria de traumas sexuales.
Aunque este no es el lugar para una larga discusión sobre este tema, ciertos principios son guías útiles. No es posible determinar si la memoria de un paciente es exacta a partir de cualquier calidad inherente de la memoria reportada. El paciente tiene que llegar a su mejor comprensión, y el terapeuta es más útil para facilitar en la búsqueda de la comprensión en lugar de intentar ser un árbitro de una verdad histórica desconocida para él. Los terapeutas están mal equipados para distinguir de forma precisa los recuerdos imprecisos, sobre la base de la información a su disposición durante todo el curso de la terapia.
Fuentes colaterales rara vez están disponibles desinteresadamente.

Observaciones extraídas de la literatura sobre Trauma y Memoria

■ Los detalles, viveza y semejanza de una memoria a los acontecimientos conocidos no demuestran que la memoria es exacta o inexacta

■ La convicción de un paciente de que un recuerdo es exacto o inexacto no demuestra que un recuerdo es exacto o inexacto

■ La calidad fragmentaria a menudo asociada con la memoria traumática, ni un relato exhaustivo en ocasiones ligado a una memoria incorrecta para el trauma no demuestra si un recuerdo es exacto o inexacto

■ La cualidad onírica, irreal, nebulosa, ni surrealista en una memoria demuestra que un recuerdo es exacto o inexacto

■ El descubrimiento de que una memoria es precisa no demuestra que la memoria del paciente es generalmente exacta

■ El descubrimiento de que una memoria no es exacta no demuestra que la memoria del paciente es generalmente incorrecta

■ La corroboración o la no corroboración de un recuerdo de abuso por parte de otros supuestamente presentes en el momento no es motivo suficiente para validar o rechazar la memoria a menos que los testigos puedan demostrar que no tienen ningún incentivo para tergiversar las cuestiones

Razones por las que los recuerdos del trauma del incesto pueden llegar a ser inaccesibles o retenidos

■ Los mecanismos conocidos de la defensa

■ Los procesos de almacenamiento disociados y las estructuras

■ Los mecanismos conscientes de afrontamiento

■ La culpa y la vergüenza

■ La lealtad a / protección del abusador

■ Protección de los miembros de la familia

■ Imperativo moral o religioso para retener

■ Negociación

■ La confusión sobre la realidad de los hechos y sus significados

■ La confusión sobre el origen y la naturaleza e incomprensión de los significados de los contenidos mentales disponibles, obsesionado con la realidad del material mental

■ Consecuencias de ofuscación o reinterpretaciones de los eventos promovidos

■ Obsesión con el significado de los términos

■ Desaliento involuntario o deliberado de la información por otros

■ El fomento de la duda o destituir a los recuerdos

■ Contaminación de los recuerdos

■ Racionalización

■ Retención estratégica con metas y objetivos en mente

■ Promoción de la retención, motivada por la mayor prioridad (personales o culturales, incluidos los que defienden sus seres queridos)

Una ofuscación (gaslighting) implica proporcionar a una persona información falsa con el fin de llevar a esa persona a dudar de sus percepciones y recuerdos.
Tenga en cuenta que en el tratamiento de la víctima de incesto se deben abordar no sólo los problemas del pasado, sino los problemas actuales. El tratamiento debe preocuparse por el futuro del paciente. El terapeuta debe evaluar la vulnerabilidad actual del paciente y tratar de reducir la probabilidad de que él o ella sea tratado injustamente.
En un artículo publicado en 1989, describimos el "síndrome de la presa fácil."  Hemos estudiado una serie de pacientes que habían sido víctimas de la la explotación sexual en la relación terapeuta-paciente y nos sorprendimos al descubrir que todos los pacientes habían sido previamente víctimas de incesto. Este hallazgo sugiere una relación entre el maltrato infantil y las características de las víctimas predispuestas a la victimización repetitiva (por ejemplo, a través de la explotación de sus terapeutas). La terapia debe liberar a la víctima de incesto de la carga de la victimización repetida, abordando las siguientes 4 áreas de la función problemática:
• Los síntomas graves y los rasgos problemáticos que hacen que el paciente sea necesitado, dependiente, y pesimista acerca de lograr la recuperación y curar el miedo a disgustar o ser rechazado
• Las dinámicas disfuncionales individuales que impulsan al paciente a que promulgue y recrea escenarios problemáticos
• Las relaciones de objeto patológicas y la dinámica familiar, incluyendo la tolerancia de las conductas e interacciones donde se debería protestar.
• Deformación de la observación del ego / degradado en la cognición

Conclusión


El tratamiento de las víctimas de incesto es a menudo doloroso y difícil. Sin embargo, si nos acercamos prudentemente, con suavidad, y con paciencia, la gran mayoría de aquellos que han experimentado el incesto puede experimentar una mejora considerable y disfrutar de una mejor calidad de vida sin caer en la victimización repetida.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Olvida el incesto y el abuso de mujeres (madres, hermanas, primas) hacia los niños y chicos.
Asimismo, olvida que la terapia de recuerdo no es necesaria para superar el trauma.

Anónimo dijo...

Es un tema Tabú todavía...
Conozco muchos casos de incesto del tipo padre-hija pero por "vergüenza" la familia calla y el pedófilo / violador anda suelto y algunas madres aún los tienen en casa.
Las víctimas cuando revelaron los actos, la gran mayoría de madres minimizaron o no quisieron reconocer la gravedad de los hechos o terminaron echando la culpa a las niñas.
Y fácil es decir "olvida"... tal vez quien lo diga es porque nunca escuchó a una víctima.

Anónimo dijo...

Soy víctima de incesto y no puedo llevar una vida normal , es como sí mi Padre , en vez de darme pan me hubiera dado un escorpión , o la piedra más cruel , la traición, no es algo que se pueda olvidar , pues es la mayor traición que pueda haber , cuando debería de haber habido protección , . Gracias por este artículo , me ha ayudado mucho , gracias , y gracias a Jehová Dios ,sin el estaría muerta .

Anónimo dijo...

Lo que se puede ver con frecuencia en la web es el incesto asociado al abuso sexual de niños menores de 13 años pero tambien sucede quizas con mayor frecuencia el incesto consentido cuyas victimas se podrian clasificar en 1) mayores de edad o 2) mayores de 14 años mayores , en estos casos cuales son las conscuencias psicologcas y sociales para la victima (hijo, hija, hermano, hermana). Debo mencionar que estoy realizando un estudio sobre en incesto y mientras mas analizo llego a la conclusion de que el problema se origina en la inestabilidad o destrucción de la unidad familiar producida por la incapacidad de construir una familia solida sean por las razones que fuera se produce cuando la pareja no logra ponerse de acuerdo y deja de construir una familia estable, unida y segura. Generalmente las familias inestables, fruto de las relaciones dolorosas y tensas de la pareja, producira incesto en el nucleo familiar o en las sunsiguientes generaciones. El factor cero de las las familias inestables es el egoisto de uno o los dos progenitores.

Anónimo dijo...

Gracias