Los Trastornos Mentales de los Tumores Cerebrales: una revisión.

Fuente: Manual de psiquiatría de Lemperière.

En la evolución de los tumores cerebrales es frecuente observar alteraciones psíquicas cuya presentación y características clínicas dependen de la naturaleza del tumor, de su localización y/o eventualmente de una hipertensión endocraneana. Estas alteraciones pueden ser aisladas, precediendo en meses e incluso años a los signos neurológicos.
Por esta razón, corremos el riesgo de ignorar su etiología, sobre todo en las personas mayores, en las que consideramos razones relacionadas con alteraciones propias de las demencias y estados degenerativos.
Resulta necesario entonces, ayudados de una buena anamnesis clínica, la realización de pruebas complementarias como EEG, Rx, TAC y RNM, así como fondo de ojo y gammagrafías.

Trastornos mentales más comunes
  • Trastornos de la consciencia.
La Confusión Mental es uno de los más frecuentes, siendo profunda, aislada o asociada a signos de hipertensión endocraneana.
Cuando esta confusión aparece sin signos de hipertensión endocraneana, parece una simple obtusión, o como bradipsiquia con inercia, indiferencia o contacto lejano.

  • Debilitamiento intelectual global. Este debilitamiento conduce relativamente rápido a un cuadro demencial o confusional, como las afectaciones electivas: afasia amnésica, amnesia de fijación e incluso  Síndrome de Korsakoff típico.
  • Estado acinético asociado o no a trastornos de la consciencia: pérdida de la iniciativa, inexpresividad emocional, enlentecimiento de la actividad que puede llegar a la inercia total con mutismo.
  • Modificaciones de la personalidad: trastornos caracteriales, hiperemotividad o indiferencia afectiva.
  • Fenómenos paroxísticos de la consciencia: estados crepusculares, experiencias alucinatorias, ausencias con automatismos psicomotores. Estas experiencias alucinatorias son con frecuencia criticadas a posteriori, lo que establece diagnósticos diferenciales con psicosis, aunque pueden incorporarse a un sistema delirante con el tiempo.
Localización tumoral

Considerando la extensión del tumor, su influencia a distancia y la posible hipertensión endocraneana, el valor de la localización de los trastornos psicológicos es aproximado. Sin embargo, hay cuadros que son evocadores:
  • Tumores Frontales. Los trastornos psíquicos son muy frecuentes (2/3 de los casos) y muy característicos, produciendo un conjunto sindrómico que asociado o no a crisis epilépticas, pueden ser reveladores del tumor:
- Trastornos de la atención y memoria reciente
- Desinhibición de conductas instintivas (orinarse en público, bulimia sin discriminación, hipersexualidad)
- Trastornos del humor y especialmente euforia bobalicona y despreocupada que evoluciona sobre un fondo de apatía e indiferencia y se acompaña de excitación lúdica, pueril y cáustica: la moria.
- Exploración neurológica: prehensión forzada, perseveración motriz, síndrome oculomotor y visual, afectación discreta del lenguaje. Ciertos tumores frontocallosos tienen una evolución ráppida a la demencia.
  • Tumores Temporales. Se presentan con trastornos paroxísticos.
Crisis de epilepsias generalizadas o focalizadas.
- Estados de ensueño.
- Crisis auditivas, olfativas y psicomotoras.
- Trastornos paroxísticos del lenguaje en caso de tumor de hemisferio dominante.
- Cuando faltan estos fenómenos, un tumor cerebral derecho puede permanecer mucho tiempo mudo o manifestarse con una sintomatología depresiva o pseudoneurótica. Los tumores izquierdos se acompañan con bastante rapidez de trastornos afásicos.
  • Tumores Parietales. Además de la sintomatología sensitiva predominante, se tendrá en cuenta el valor localizador de los trastornos del esquema corporal y del síndrome apragnósico. Varía dependiendo de la localización en el hemisferio dominante o no.
  • Tumores Occipitales
- Alucinaciones visuales elementales (fogonazos, destellos, colores que se proyectan en un hemicampo o en todo el campo visual)
- Trastornos psíquicos permanentes poco específicos: trastornos de la memoria y estado confusional.
  • Tumores de la región Mesoencefálica.
- Trastornos de la consciencia, obtusión, torpor, hipersomnia. Síndrome de Korsakoff (tumores del 3º Ventrículo, tumores hipotalámicos o tumores del trígono).
- Demencia talámica, de instalación rápida con reducción masiva de todas las actividades.
- Alucinosis peduncular con desfile de animales, personajes u objetos, coloreados y móviles que el sujeto contempla con curiosidad y placer que se presentan especialmente en el crepúsculo y se acompañan de trastornos más o menos marcados de la consciencia.
- Trastornos del humor (excitación eurfórica o delirante).

Comentarios

Entradas populares de este blog

El sufrimiento oculto del psicópata

El Incesto: lo que hay que saber de las víctimas

Personalidad según Otto Kernberg