Futuros Criminales: los niños de hasta 6 años pueden dar pistas.

Fran Lowry. De Medscape Psychiatry
Adaptacióny comentarios adicionales de R. Gautier
22 de marzo 2013
Los problemas de conducta y comportamiento hiriente e indiferente de niños tan menores como de 6 años son predictores precisos de condenas criminales violentas en la edad adulta, según un nuevo estudio.
Investigadores de la Universidad de Montreal en Canadá, hallaron que los comportamientos negativos a los 6 años, tales como peleas, desobediencia y falta de empatía, predijeron condenas penales a los 24 años.
"La mayoría de los delitos no violentos y violentos son cometidos por un pequeño grupo de hombres y mujeres que presentan problemas de conducta de inicio en la infancia y se mantienen estables durante toda la vida",
dijo a Medscape Medical News el autor del estudio, Sheilagh Hodgins, PhD.
"Si sus problemas de conducta pueden ser identificados y reducidos a temprana edad, esto podría potencialmente permitir a estos niños cambiar sus trayectorias de desarrollo, llevar una vida sana y feliz, y hacer contribuciones positivas en lugar de negativas a nuestra sociedad".
El estudio aparece en la edición de marzo de la Canadian Journal of Psychiatry.
Necesidad de Intervención Temprana
El objetivo del estudio ha sido profundizar en el conocimiento de cómo prevenir el delito y por lo tanto reducir los costos humanos y económicos asociados con la actividad criminal, dijo.
Los investigadores examinaron las evaluaciones de los maestros de los problemas de conducta tales como peleas, la desobediencia, el absentismo escolar, destrucción de la propiedad, el robo, la mentira, la intimidación, culpar a otros, y la falta de empatía entre los estudiantes de 6 años.
Los 1.593 niños y
1.423 niñas fueron reclutados cuando estaban en el jardín de infancia de habla francesa en las escuelas públicas de la provincia de Quebec, desde 1986 a 1987.
Los mismos grupos de niños y niñas fueron evaluados de nuevo a la edad de 10 años. Y también fueron evaluados para el comportamiento agresivo a los 12 años.
Los investigadores luego obtuvieron antecedentes penales juveniles y adultos y hallaron que las calificaciones de los maestros de las conductas de los alumnos en edades comprendidas entre 6 y 10 se asociaron con condenas penales entre las edades de 12 y 24 años.
Específicamente, encontraron que los niños de 6 años que fueron calificados por sus profesores como de mayor grado de problemas de conducta y de comportamientos hirientes y conducta indiferente tenían 4 veces más probabilidades de ser condenados por crímenes violentos y 5 veces más probabilidades de ser condenados por delitos no violentos que los niños con menores calificaciones.
Del mismo modo, las niñas de 6 años con altos índices de problemas de conducta y comportamientos hirientes y conducta indiferente tenían 5 veces más probabilidades que las niñas de menor puntuación para presentar una condena por delitos no violentos a los 24 años.
Los niños que tenían altos índices de descuidos y comportamientos hirientes, pero no problemas de
comportamiento, también tenían un riesgo elevado de condenas de delitos violentos y no violentos, y las niñas con puntuaciones altas para descuidos y comportamientos hirientes, pero no problemas de comportamiento, tenían un alto riesgo de convicciones no violentas del crimen.
Estos estudiantes, agregó el
Dr. Hodgins, requiere "intervenciones para reducir estas conductas a una edad temprana, lo que, a su vez, promoverá la mejora de las relaciones con la familia, compañeros y maestros, un mejor rendimiento académico y el desarrollo de habilidades pro-sociales".
Los pediatras pueden ser capaces de identificar a los niños que exhiben estos comportamientos observando y hablando con los niños y sus padres, agregó.
"Cuando estos problemas están presentes, las familias podrían ser referidas a los servicios psiquiátricos infantiles u otras agencias que proveen capacitación a los padres y de otras intervenciones encaminadas a reducir estos problemas", dijo.
Reservas
Al comentar sobre el estudio a Medscape Medical News, Michael Brody, MD, un psiquiatra infantil con práctica privada en Potomac, Maryland, dijo que tiene reservas sobre el estudio.
El Dr. Brody, quien no participó en la investigación, dijo que estaba preocupado por "poner una etiqueta en un niño de tan sólo 6 años. Si etiquetamos al niño como potencial criminal, podría tener problemas en el futuro."
Sin embargo, si un niño es etiquetado, ésto daría lugar a una cierta garantía de tratamiento o intervención que podría valer la pena, añadió.
"Pero, la mayoría de las veces no es así.
De hecho, este es un gran problema con todos estos estudios que requieren intervención. En nuestro país, existen sólo muy pocas instalaciones para hacer frente a estos niños. Incluso cuando el niño hace algo realmente terrible, ¿qué va a ver al niño? Todos los servicios están desbordados. Los recursos para hacer frente a estos problemas no existen. Por lo tanto, no tengo problemas acerca de la viabilidad de esta investigación ", dijo.
Finalmente, el Dr. Brody puso en duda la capacidad de los maestros para predecir con precisión la criminalidad.
"Creo que los profesores son muy buenos. Lo que hacen es increíble, sobre todo en los grados más jóvenes, sentándose en un salón de clases durante 6 o 7 horas con los niños, pero me pregunto acerca de su capacidad para evaluarlos con precisión. [Los investigadores], basaron sus predicciones de las observaciones de niños que usaban la intimidación o golpeaban y mordían, etc., pero pongo en duda la fiabilidad de sus observaciones ".


Opinión

Según se desprende de éste y otros estudios similares, parece que estamos enfrascados en identificar elementos casi innatos (estructurales) en las conductas de niños como predictores de las mismas en su vida adulta.
En una sociedad que fomenta en exceso la violencia y la transgresión, los autores olvidan el efecto de las cuestiones netamente culturales y por tanto, el peso del ambiente intra y extra social. Nuestra tan apreciada sociedad occidental falla a la hora de proveer modelos de identificación sanos y responsables, fomentando el hedonismo y la transgresión en búsqueda del ser supuestamente individual. Si a estos elementos añadimos los preocupantes momentos de crisis económicos, maritales, familiares y de desajustes sociales en términos de estructura social, la situación supone un caldo de cultivo para futuros sociópatas.
Finalmente, nuestro medio ambiente, preocupado histéricamente por el perfeccionismo y por la producción material, nos induce a un precipicio de dudas y de cambios en los valores morales y éticos.
Por tanto, estos estudios deben tomarse con mucha precaución, ya que dan por hecho de manera reduccionista verdades que son mucho más complejas y multifactoriales. 

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Os dejo un artículo sobre los diferentes trastornos de la personalidad. Aquí podéis obtener más información:
<a href="http://elmonodeharlow.blogspot.de>El mono de Harlow</a>
Anónimo ha dicho que…
Os dejo un artículo sobre los diferentes trastornos de la personalidad. Aquí podéis obtener más información:
El mono de Harlow

Entradas populares de este blog

El sufrimiento oculto del psicópata

El Incesto: lo que hay que saber de las víctimas

Personalidad según Otto Kernberg