miércoles, julio 03, 2013

El Reto de la Hipocondría: Cómo identificar y ayudar a estos pacientes


El Reto de la Hipocondría
Extraído de Medscape
Shelley Reese
Comentarios adicionales R. Gautier


Hacer frente a los hipocondríacos no es fácil.

"La Hipocondría ha existido desde la época de Hipócrates, y la verdad es que estos pacientes han sido difíciles desde la época de Hipócrates," dice Jeffrey J. Cain, MD, presidente de la Academia Americana de Médicos de Familia. "Cualquier médico que está ocupado con una sala de espera llena de pacientes siente el desafío cuando le toca este tipo de pacientes."


Los Hipocondríacos sufren la creencia constante de que los síntomas físicos son un signo de una enfermedad grave, incluso cuando la evidencia médica indica lo contrario, y el tratamiento de estos pacientes puede ser exasperante. No sólo no se tranquilizan en sus consultas, sino que a menudo se enojan con sus médicos por no llegar a la raíz de sus problemas. Exigen más pruebas en un momento en que los médicos están bajo presión para reducir las pruebas y procedimientos innecesarios, y se mueven entre múltiples proveedores, por lo que es difícil manejar su atención.

Hipocondría: a menudo mal entendida

El término "hipocondría" se utiliza libremente y con frecuencia erróneamente, dice Arthur Barsky, MD, Vicepresidente de Investigación de Psiquiatría del Hospital Brigham and Women de Boston. Los hipocondríacos son diferentes de los pacientes afectados con síntomas médicamente inexplicables cuyas preocupaciones pueden ser disipadas con pruebas médicas y palabras tranquilizadoras. También son diferentes de los pacientes que navegan por la Internet y se presentan a una cita con resmas de hojas impresas, sólo para salir con una sonrisa tímida cuando descubren sus ganglios inflamados en realidad no son una indicación de Ébola.

"Hay una gran cantidad de personas que se preocupan por su salud y tienen síntomas inexplicables, pero que responden al lenguaje tranquilizador," dice el Dr. Barsky, quien estima que los hipocondríacos representan alrededor del 4% al 6% de los pacientes de atención primaria. El hipocondríaco se resiste a la tranquilidad. Como resultado, su estado, que ha proporcionado un amplio material para chistes a Woody Allen, a menudo se percibe como una debilidad de carácter o excentricidad. "Es un término muy peyorativo, y que se reúne con una gran cantidad de oprobio", dice el Dr. Barsky.

Sin embargo, las actitudes hacia la hipocondría podría ser más flexible y tolerante. Muchos médicos ver el estado como un tipo de trastorno de ansiedad, y la quinta edición del Manual de la American Psychiatric Association Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-5) incluye un nuevo término: el trastorno complejo de síntomas somáticos.

No es sólo el lenguaje lo que está cambiando. Los investigadores están trabajando para entender mejor la condición. Fuentes - con la esperanza de reducir el gasto sanitario excesivo de los hipocondríacos '- están explorando maneras de ayudar a los pacientes a lidiar con su condición. Y los hogares médicos centrados en el paciente, con su énfasis en el cuidado coordinado, basado en el equipo, son cada vez más comunes y pueden ser muy útiles para mejorar la atención a los hipocondríacos.

A pesar de estos avances, la vida moderna plantea enormes desafíos para el hipocondríaco. Cada vuelta de la página del calendario trae una nueva "conciencia de la enfermedad." Anuncios de televisión de treinta segundos y anuncios en revistas recuerdan a los espectadores y lectores de "consulte a su médico", y el Internet es un campo minado de horrores médicos. La vida moderna no ha creado más hipocondríacos, dice el Dr. Barsky, pero les ha dado más de qué preocuparse. Aunque muchos nos tememos que la sociedad sí motiva en parte la génesis del problema fomentando pseudo-identidades vacías sin capacidad de reflexión y madurez. Con esto no queremos decir que en la génesis de la hipocondría está la inmadurez, pero, resulta muy llamativo que la personalidad de estos pacientes carece de sentido crítico adulto.

"Internet es un problema muy importante", dice. "La mayoría de estos pacientes informan que empezaron a buscar a los síntomas y los diagnósticos con la esperanza de encontrar tranquilidad, pero sólo los torna más alarmados y preocupados."

Formas de ayuda

Pero los médicos no están indefensos, dicen los expertos. La hipocondría es una condición controlable, aunque no curable en toda su extensión.

"Como médico, tiene que entender sus propias limitaciones personales," dice el Dr. Cain. "La clave es entender lo que puede y no puede controlar. Usted no puede curar la hipocondría de los pacientes, pero puede ayudar a manejar sus vidas."

Configurar llamadas telefónicas o visitas regulares. El contacto frecuente asegura que los pacientes están siendo apoyados sin agotar los recursos de la práctica, dice Mark Bauer, MD, un internista en Watertown, Massachusetts, y profesor clínico asistente en la Escuela de Medicina de Harvard. También evita que los pacientes se frustren y busquen atención en otro lugar, lo cual puede resultar en procedimientos invasivos innecesarios y un mayor riesgo de efectos farmacológicos adversos. Es más, al médico se le permite vigilar los síntomas ante cambios que podrían indicar una enfermedad real.

Replantear la conversación. Hay una gran cantidad de trastornos funcionales poco conocidos, como el síndrome de fatiga crónica, dolor de espalda, la migraña y el dolor crónico, que no llevan el estigma de la hipocondría, dice el Dr. Barsky. Para hacer que los pacientes sean más receptivos a la idea de la psicoterapia, los médicos deben ayudar a los hipocondríacos replantear su forma de pensar acerca de su condición.

"Los médicos tienen que dar a los pacientes alguna explicación alternativa para sus problemas", dice. "Si son capaces de enmarcarlo para que los pacientes llegan a entender que no es un problema de hardware, sino un problema de software - un problema de programación perceptual -, los médicos pueden tener mejor suerte para que el paciente pueda modificar su comportamiento."

Confíe en su equipo. Los hipocondríacos suelen ser agotadores. Un enfoque de equipo en el que diferentes enfermeras, médicos o trabajadores sociales en la práctica se turnen para ver el paciente puede ayudar a prevenir el agotamiento, dice Tom Delbanco, MD, Jefe de la División de Medicina General y Atención Primaria en el Centro Médico Beth Israel Deaconess en Boston .

Cultivar una relación. Es mucho más fácil hablar abiertamente y honestamente con un paciente - y hacer que se escuche lo que tiene que decir - si tiene una relación establecida, por ejemplo, dice el Dr. Delbanco. "Si un paciente me respeta y he tenido razón varias veces en una condición que padece, es probable que me siga y esté de acuerdo conmigo cuando le diga que no voy a pedir otra prueba."

La terapia cognitivo-conductual. El Dr. Barsky estudió recientemente cómo los hipocondríacos responderían a ejercicios de terapia dirigida por enfermeras cognitivo-conductuales en los centros de atención primaria. Durante las sesiones, los pacientes aprendieron acerca de sus condiciones, explorado maneras de lidiar con el estrés y la vida, las circunstancias y los ejercicios practicados para distraerlos de sus síntomas. Aunque los resultados no se han publicado, dijo que la utilización general de salud disminuyó y los pacientes reportaron una mejoría significativa en sus actividades de la vida diaria. Así mismo, los procesos psicoterapéuticos basados en psicología profunda, ayudan a estos pacientes a centrarse en sí mismos, más que en sus síntomas.

Las estrategias terapéuticas. En algunos casos, los antidepresivos o medicamentos contra la ansiedad pueden ser beneficiosos. Brian Fallon, MD, MPH, profesor asociado de psiquiatría clínica en Columbia University Medical Center en Nueva York, señala que los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina pueden ser beneficiosos para los pacientes cuya queja principal es la ansiedad, mientras que la los inhibidores de la serotonina-norepinefrina , pueden ayudar a los pacientes cuyo principal enfoque es su dolor.

Nunca dejar de escuchar. Con el tiempo, todo el mundo - hipocondríacos incluidos - tiene algún tipo de problema de salud, refiere el Dr. Bauer. Cuanto más conoces a tus pacientes, mejor podrá responder.

1 comentario:

Marya J. dijo...

Hola,

somos dos chicas con trastorno límite de la personalidad que no vemos cómo conseguir ingresos o ser productivas de alguna forma, ya que nuestra condición nos impide trabajar y, en algunos casos, ni tan solo nos deja levantarnos de la cama.
Intentaremos enseñar al mundo que, pese a que tengamos un trastorno, estamos esforzándonos por salir adelante como podamos. Queremos compartir con vosotros nuestras ganas y desganas, nuestros dibujos y bocetos, nuestros pensamientos y sentimientos, nuestros escritos y textos, nuestro dolor y nuestra felicidad.
Nuestra idea es que quien quiera pueda donar para nuestra causa o comprar nuestras creaciones.
Agradeceríamos mucho vuestro apoyo para seguir con este proyecto, y a poder ser, difusión, estamos desesperadas.

¡Gracias!
http://www.artesinlimite.es/

BIENVENIDOS DE NUEVO

Ante todo, darles nuevamente la bienvenida a todos nuestros lectores a su Blog de Teorías de la Personalidad. Por motivos relacionados con ...