Un juego de realidad virtual puede reducir la sensación dolor en una operación



Con este tipo de distracción se puede disminuir incluso la ingesta de
sedantes


Efe

Madrid
La sensación de dolor que produce una intervención quirúrgica se puede reducir con un casco de realidad virtual, un videojuego sencillo y con la decidida predisposición del paciente, según un estudio del Departamento de Psicología Clínica y de la Salud de la Universidad Autónoma de Barcelona. El trabajo, coordinado por Andreas Wismeijer Philips, asegura que con este tipo de distracción se puede reducir incluso la ingesta de sedantes, y por ello sugiere poner más énfasis en la metodología y los aspectos psicológicos de esta técnica para mejorar sus propiedades.

En el estudio, basado en la revisión de publicaciones acerca de las Técnicas de Distracción Avanzada (TDA) y el dolor, para determinar la efectividad e importancia clínica que tienen estas TDA, se ha constatado que la reducción de analgesia fue clínicamente relevante en la mayoría de los casos.

Añade que el menor dolor se detectó especialmente en pacientes que presentaron niveles muy altos o insoportables de dolor, y que en estos casos se encontró que los niveles de ansiedad se veían reducidos durante la exposición.

Durante más de una década, la técnica de la distracción ha sido investigada y aplicada con éxito en la práctica clínica para reducir el dolor asociado a determinados procedimientos médicos, y su aplicación se basa en el supuesto de que la percepción del dolor tiene un importante componente psicológico en el cual la cantidad de atención dirigida al estímulo nocivo modula la percepción del dolor.

Se añade que el distractor ideal requeriría de una cantidad óptima de atención implicando múltiples modalidades sensoriales (visual, auditiva y kinestésica), una implicación emocional activa y la participación del paciente para competir con las señales de los estímulos nocivos.

Imágenes en tres dimensiones

Las técnicas de distracción avanzadas (TDA) desarrolladas recientemente usan imágenes en tres dimensiones combinadas con estímulos dinámicos de audio, haciendo más probable que cumplan los requisitos de un distractor ideal que los métodos tradicionales de la distracción tales como mirar una película o jugar un videojuego sencillo.

Las TDA emulan situaciones de la vida real con alta validez ecológica, y las posibilidades son infinitas. Hasta ahora los usuarios podían elegir entre volar en avión, conducir coches, descender esquiando desde la cumbre de una montaña, explorar edificios y muchas actividades más.

Aunque algunos estudios todavía se siguen centrando principalmente en los aspectos tecnológicos y en la efectividad de las TDA, los aspectos psicológicos están adquiriendo una mayor consideración.

Varias características de la personalidad, como la absorción y la disociación, han sido identificadas como determinantes importantes del grado de involucración de los usuarios, posiblemente modulando la efectividad del progreso tecnológico.

Algunos pacientes perciben la reducción del campo visual, debido al casco audiovisual, y la pérdida de conciencia de las actividades del medico como una pérdida de control resultando en un aumento de ansiedad y dolor, mientras otros dan un valor positivo al hecho de que no poder ver.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El sufrimiento oculto del psicópata

El Incesto: lo que hay que saber de las víctimas

Personalidad según Otto Kernberg