Trastornos de personalidad: la importancia del diagnóstico puntual



Breve resumen general sobre los TP.


Se caracteriza por afectar prácticamente todos los aspectos de la vida de quien lo padece.
De fuerte vinculación con la construcción de la identidad, si no es abordada a tiempo, esta patología de orden psíquico tiende a cronificarse, arraigándose cada vez más los patrones que la caracterizan y que en muchos casos pueden asociarse a la ansiedad y la depresión. "Un trastorno de personalidad es una patología muy compleja en varios sentidos. En primer lugar, afecta casi todos los órdenes de la vida del paciente. En segundo término, está vinculado con la identidad, es decir la 'columna vertebral' de los seres humanos; y en tercer lugar debido a que si no se realiza el tratamiento adecuado y no se diagnostica a tiempo, sus manifestaciones y características principales tienden a cronificarse o volverse permanentes e inalterables, pudiendo además estar acompañadas por manifestaciones de ansiedad y depresión", expresó el licenciado Eduardo Nicenboim, psicólogo, psicoterapeuta, miembro titular del Centro Asistencial (Fundación AIGLE) Las reacciones desmedidas, una característica de los trastornos de personalidad.

Justamente esta posibilidad de "agruparse" es lo que hace que los diferentes trastornos o padecimientos muchas veces sean difíciles de distinguir volviéndose el problema del sufrimiento psíquico, una cuestión controvertida. No obstante, y teniendo en cuenta que cada una de las personas que padece alteraciones de orden psíquico tiene como principal objetivo "dejar de sufrir" y sentirse mejor, más allá de las discusiones metodológicas, en los últimos tiempos la ciencia y la investigación avanzaron mucho en una dirección: la discriminación en categorías de aquellos trastornos más frecuentes, con el objetivo de encontrar un diagnóstico y diseñar una metodología de tratamiento eficaz para cada uno de los casos. "En el caso de los trastornos de personalidad, las complejidades aparentemente negativas de los cuadros se condicen con un índice bajo de éxito terapéutico que en los últimos veinte años ha ido captando la atención de los profesionales que se volcaron a la búsqueda de plataformas de mayor utilidad terapéutica apelando a la inclusión de la psicofarmacología como terapia complementaria de rigor en casos como los trastornos fronterizos", afirmó Nicenboim, también secretario de la Federación Latinoamericana de Psicoterapia (FLP) y director del portal de Internet depsicoterapias. "Gracias a esto y como hecho demostrado a través del seguimiento de los pacientes, hallamos que el paso del tiempo en los trastornos de personalidad aminora ciertas sintomatologías como por ejemplo la impulsividad, el descontrol y las conductas violentas", añadió el especialista.


Pero todavía falta. De hecho, los trabajos llevados a cabo por expertos de diversos centros de investigación en el mundo permiten vislumbrar la posibilidad de obtener mejorías significativas si se operan ciertas premisas. "La primera y tal vez más importante de ellas consiste en la puesta en marcha de una abordaje que tienda a la personalización del tratamiento, teniendo en cuenta que cada paciente presenta características propias. Del mismo modo, hay que entender la dificultad para el cambio como una consecuencia del trastorno, por lo que los terapeutas que tratan este tipo de perturbación han de prepararse para ser pacientes en un contexto de lentos y mínimos cambios en tiempos dilatados", detalló Nicenboim. Algunas otras pautas fundamentales del abordaje son: mantener una actitud terapéutica que enfatice el aspecto relacional del trastorno; involucrarse en la tarea desde el rol de terapeuta manteniendo una actitud muy activa; estar atento y ser flexible para cuando es necesario cambiar la modalidad; disponer de un equipo terapéutico de soporte para cuando haga falta."Es obvio que estas claves apuntan a generar dos unidades de abordaje: la técnica que abra la acción de cambio y la de vinculación terapeuta-paciente. Pero, más allá de eso, el concepto clave y a su vez el mensaje más importante para transmitir es el de actuar a tiempo. Un buen tratamiento, precedido por un correcto diagnóstico, no sólo aumenta las posibilidades de alcanzar el objetivo de la psicoterapia que es el cambio, sino que además nos asegura el hecho de tener chances de poder decir que se alcanzó un alivio", concluyó el especialista. Principales características de un trastorno de personalidadDe acuerdo con los profesionales, quienes padecen esta patología presentan, entre otros parámetros: - Patrones de percepción, reacción y relación relativamente fijos, inflexibles, socialmente desadaptados, repetitivos y particulares o propios. -Comportamiento rígido e incapaz de adaptarse a situaciones. - Incapacidad operacional. - Reacciones desmedidas que llevan al desarrollo de problemas a nivel familia, laboral y social.- Desconocimiento e ignorancia respecto a lo inapropiado de su comportamiento y reacciones. Para mayor información: -

Federación Latinoamericana de Psicoterapia (FLP): http://www.flapsi.com - Portal depsicoterapias: http://www.depsicoterapias.com Fuente: PRO-SALUD News
18 de Septiembre de 2009

Comentarios

Entradas populares de este blog

El sufrimiento oculto del psicópata

El Incesto: lo que hay que saber de las víctimas

Personalidad según Otto Kernberg