A examen la terapia de estimulación magnética para tratar la depresión.

FUENTE: EL MUNDO. 2009 ENE
[12/1/2009]
Resumen

En torno a un 25% de quienes padecen depresión no responde al tratamiento farmacológico incluso después de haber tomado varios tipos de antidepresivos. En estos casos la terapia de estimulación cerebral puede resultar muy útil y de hecho esta técnica acaba de recibir la aprobación para ser utilizada de forma habitual en Estados Unidos, aunque se viene utilizando desde hace más de una década en varios países, entre ellos España.El organismo estadounidense que regula la aprobación de fármacos, alimentos y dispositivos médicos, la FDA, acaba de aprobar el primer aparato para suministrar la denominada terapia magnética transcraneal: Neurostar TMS, de la empresa Neuronetics. Los psiquiatras que la emplean creen que ese ha sido el espaldarazo definitivo para un tratamiento que no es totalmente nuevo. Uno de sus 'padres' científicos es el español Álvaro Pascual-Leone, quien coordinó desde la Universidad de Valencia el primer ensayo clínico controlado sobre su aplicación en pacientes con depresión.En España se ha introducido más tímidamente y apenas se usa en la sanidad pública, pero un número creciente de clínicas privadas confía en este método para 'rescatar' a los enfermos que, tras haber probado diversos fármacos, siguen sin poder decir adiós a su depresión.A diferencia del 'electroshock', la estimulación magnética no provoca convulsiones, no precisa anestesia y tan sólo presenta efectos secundarios muy leves y transitorios, como dolor de cabeza en un reducido porcentaje de personas. Se aplica durante un periodo de entre cuatro y seis semanas en múltiples sesiones de 30-40 minutos cada día. Lo normal es que el paciente no sienta ningún tipo de molestia.En España empieza a haber psiquiatras que ya tienen una amplia experiencia en el empleo de la técnica. Uno de ellos es Juan José López Ibor. El 50% de los pacientes que ha tratado López Ibor «responden muy bien a esta terapia», asevera. En su opinión, el método ha tenido una escasa implantación nacional porque aún es poco conocido incluso entre los especialistas. «En medicina hay innovaciones que no tienen una acogida acorde a su eficacia porque no hay detrás un gran esfuerzo para difundirlas».Otro de los médicos españoles que ya emplea de forma habitual la estimulación magnética es Enrique Rojas, catedrático de Psiquiatría y director del Instituto de Investigaciones Psiquiátricas. Su equipo ha evaluado los resultados obtenidos en una muestra de 24 pacientes y ha constatado que «el 71% mejoró clínicamente». Para el especialista, este tipo de técnicas son especialmente necesarias en un momento en el que la depresión ha alcanzado una prevalencia impensable hace años y «se ha convertido en la segunda causa de baja laboral, sólo por detrás de las enfermedades comunes, como la gripe».Pero también hay psiquiatras que advierten de que, como con cualquier otra innovación médica, aún no se pueden echar las campanas al vuelo. Para Mauro García Toro, jefe del Servicio de Psiquiatría del Hospital Son Llatzer de Palma de Mallorca, «falta por delimitar mejor qué perfil de pacientes es el más idóneo», apunta. Además, reconoce que hay expertos «escépticos respecto a la técnica, quizá porque se plantearon inicialmente unas expectativas muy altas sobre su posible utilidad clínica que hasta ahora no han podido ser satisfechas». Por eso, cree que es preciso «ser muy cautos en este punto, ya que la mayoría de los estudios sólo apunta mejorías claras en aproximadamente un tercio de los pacientes, mientras que el resto obtiene pocos o ningún beneficio».

Comentarios

Entradas populares de este blog

El sufrimiento oculto del psicópata

El Incesto: lo que hay que saber de las víctimas

Personalidad según Otto Kernberg