Los pacientes con trastornos de ansiedad presentaron mayor riesgo para algunas enfermedades somáticas respecto a los pacientes sin este trastorno.


FUENTE: MEDICINA CLÍNICA. 2008;130(8):281-5.

Resumen

Diversos estudios han indicado una mayor prevalencia de enfermedades somáticas en pacientes con trastornos de ansiedad, entre los que especialmente destacan la cardiopatía, la neumopatía, las enfermedades digestivas y la cefalea.


Un equipo del Instituto de Atención Psiquiátrica (IAPS) del Hospital del Mar (Barcelona), dirigido por el Dr. Antoni Bulbena, ha realizado un estudio con 410 pacientes afectados por diferentes trastornos de ansiedad, con el objetivo de investigar si existe o no relación entre las enfermedades psiquiátricas y las enfermedades comúnmente denominadas "orgánicas" o somáticas.

Los 410 pacientes fueron divididos en tres grupos: un primer grupo formado por 130 pacientes diagnosticados de diferentes tipos de trastornos de ansiedad; un segundo grupo, correspondiente a 150 pacientes, sin antecedentes psiquiátricos, y que acudieron a visitarse a los servicios de Asistencia Primaria; y, finalmente, un tercer grupo de otros 130 pacientes, que acudieron al Centro de Salud Mental por diferente enfermedad psiquiátrica, pero sin diagnóstico de trastorno de ansiedad.

A partir de la comparación entre los tres grupos se obtuvieron resultados que demuestran la asociación entre los trastornos de ansiedad y las enfermedades somáticas. Por ejemplo, comparando el grupo de pacientes que padecían trastornos de ansiedad con el grupo de pacientes sin enfermedad psiquiátrica, se observó que los primeros presentan, con mayor frecuencia, enfermedades osteomusculares, cefalea, alergia y enfermedades cardíacas.

Los resultados, publicados en "Medicina Clínica", muestran la existencia de la relación entre ambos grupos de enfermedades y, además, se demuestra que estar afectado, por ejemplo, por agorafobia o trastornos de pánico se asocia de forma significativa a una mayor presencia de patologías cardíacas, respiratorias, digestivas, osteomusculares, neurológicas, dermatológicas o genitourinarias.

Los investigadores inciden en la necesidad de profundizar en los mecanismos comunes que expliquen la relación entre los dos grupos de enfermedades.

Gracias a Psiquiatría.com. Para acceder al texto completo consulte las características de suscripción de la fuente original: www.elsevier.es/revistas/ctl_servlet?_f=7032&revistaid=2.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El sufrimiento oculto del psicópata

El Incesto: lo que hay que saber de las víctimas

Personalidad según Otto Kernberg