Los factores psicológicos influyen en gran medida en que hoy día cada vez más embarazos no llegan a término

FUENTE: NOTICIAS DE GIPUZKOA. 2006 OCT
Resumen

Según los datos del Eustat de 2003, la edad media para tener el primer hijo se sitúa en los 31,9 años, mientras que en 1975 era de 23,8 años. En cuanto a la edad media de dar a luz, al margen del número de hijos, la edad media en 2003 era de 32,6 años y en 1975 era de 28 años. Se puede concluir que las mujeres de ahora y las de hace 30 años daban a luz a una edad media no muy diferente, pero ahora engrosan esa media personas que tienen su primer hijo con 37 o 38 años y entonces había mujeres de esa edad o mayores que también daban a luz, pero era su quinto o su sexto hijo.

Xabier Zupiria (médico y psicólogo de la Escuela de Enfermería de la UPV)) confirma que cada vez hay más parejas en tratamientos de esterilidad y de infertilidad debido a la edad de los padres, que "han retrasado el momento de tener hijos", y a que están "muy estresados con su trabajo", lo que tiene repercusión en el aparato reproductor. Las razones tienen que ver con factores psicológicos.

Según Zupiria el estrés se está utilizando como cajón desastre para explicar muchas cosas que no se demuestran. Pero no se puede obviar los factores psicológicos, como el ritmo de vida que llevas, que conlleva un nivel de activación del organismo y, finalmente, los niveles de estrés producen alteraciones neuroendocrinas. Esto se canaliza a través de unos neurotransmisores que son la adrenalina, la nonadrenalina y el cortisol. En situaciones de estrés crónico, el cuerpo produce cortisol y eso provoca un efecto inmediato de inmunodepresión que afecta al aparato reproductor, que está muy relacionado con las hormonas, tanto en los hombres como en las mujeres.

Afecta más a las mujeres porque acaban teniendo disfunciones habituales con los estrógenos y la progesterona, lo que también se refleja durante el embarazo y el parto.

La angustia por la posibilidad de no poder tener hijos al no encontrarse en la plenitud biológica para ello también es un factor negativo ya que las parejas llegan a una edad superior sin plantearse la paternidad y muchas veces con una presión biológica importante, porque las mujeres pueden pensar: si yo ya tengo 38 años no me queda nada para la menopausia. También está el problema de que, a mayor edad de los padres, más probabilidades de tener un hijo con retraso mental. Todo eso presiona a las parejas y seguro que explica muchos problemas. Incluso, en los casos de reproducción asistida se hace un tratamiento de la ansiedad y la depresión porque da mejores resultados.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El sufrimiento oculto del psicópata

El Incesto: lo que hay que saber de las víctimas

Personalidad según Otto Kernberg