La mitad de los trastornos mentales no recibe tratamiento


EL PAÍS - 30-05-2006
RAFAEL P. YBARRA - Madrid


El impacto sobre la calidad de vida es superior al de muchas dolencias crónicas
Una de cada cinco personas sufrirá un trastorno mental a lo largo de su vida

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que una de cada cuatro familias tiene por lo menos un miembro afectado por un trastorno mental. En Europa, la prevalencia (proporción de personas que sufren una enfermedad con respecto al total de la población) es de un caso por cada cuatro europeos, pero sólo un 25% ha utilizado los servicios sanitarios para tratarlos en el último año.

La situación en España en cuanto a incidencia no es peor que en el resto de los países europeos, incluso es mejor que la de algunos países nórdicos, pero hay una diferencia: aquí los afectados reciben asistencia en menor proporción. Según los datos del Estudio ESEMED-España (European Study of the Epidemiology of Mental Disorder) casi un 20% de los españoles habría padecido algún tipo de trastorno mental a lo largo de su vida. "Aunque son resultados preliminares, podemos afirmar que menos del 50% de los afectados está recibiendo tratamiento", apunta Josep Maria Haro, del Hospital San Joan de Deu-Servicios de Salud Mental de San Boi (Barcelona).

El hecho de no acudir a los servicios sanitarios para ser tratados puede deberse a distintos factores. "Las razones podrían residir en una falta de accesibilidad al sistema sanitario, que además no es capaz de detectar los casos. También puede influir el estigma asociado a la enfermedad mental, por el que muchas personas afectadas por un trastorno mental no quieren solicitar atención médica por temor al rechazo, a pesar de padecerla", explica Haro.

Tanto él como Jordi Alonso, del Instituto Municipal de Investigación Médica (Barcelona) reconocen que los datos del ESEMED suponen un toque de atención sobre la existencia de una bolsa de patología mental no atendida, y advierten de que habrá que planificar los servicios de la red asistencial para asumir esa posible demanda.

El proyecto ESEMED forma parte del estudio World Mental Health Surveys, una iniciativa global de la OMS cuyos objetivos son valorar la prevalencia de las alteraciones del estado de ánimo y los trastornos de ansiedad, evaluar la calidad de vida y el nivel de discapacidad asociada, establecer los indicadores básicos de la atención médica y los patrones de tratamiento en 28 países de todo el mundo, entre los que se encuentra España.

Las primeras conclusiones del ESEMED-España acaban de ser publicadas en la revista Medicina Clínica y constatan que la prevalencia de los trastornos mentales en España, incluyendo los trastornos depresivos, de ansiedad y los provocados por el abuso del alcohol, alcanza al 20% de la población adulta. Las mujeres, los jóvenes, los que tienen menos educación y las personas desempleadas son los colectivos con mayor riesgo de sufrirlos y también los que precisan una mayor atención sanitaria. "Las mujeres padecen muchos más trastornos depresivos y de ansiedad mientras que los de los varones se relacionan más con el abuso de drogas y alcohol", indica Haro. Según él, las diferencias culturales y de constitución entre hombres y mujeres hacen que su reacción ante las tensiones sean también diferentes.

De estos primeros datos se deduce que los trastornos mentales son frecuentes en España, y cada año más. Aproximadamente una de cada cinco personas presentará un trastorno mental en algún momento de su vida. Los más frecuentes, según el estudio, son la depresión mayor, la fobia específica, la distimia (depresión leve asociada a los cambios de humor) y el abuso de alcohol, con una prevalencia-vida que oscila entre el 10,5% y el 3,5%. En cuanto a la prevalencia anual, casi un 8,5% de la muestra (5.473 personas) presenta algún trastorno mental en el último año.

Sin embargo, como apunta Josep Maria Haro, coordinador del estudio, la prevalencia es inferior a la observada en otros países de nuestro entorno, "aunque similares a la de países mediterráneos como Italia". En su opinión, los indicadores parecen mostrar que con el desarrollo socioeconómico aumentan los problemas de salud mental, pero se desconocen los motivos. Se barajan distintas posibilidades: "Es posible que se reduzca el nivel de tolerancia al malestar, que disminuya el estigma social o que las circunstancias vitales sean más estresantes. O una combinación de todas ellas". Se calcula que para el año 2010 el porcentaje de años de vida saludable que se perderán en el mundo a causa de los trastornos mentales llegará al 15%, cuando en 1990 era del 10%. Para Haro no hay duda de que los trastornos mentales representan una carga elevada para la sociedad y que el sistema sanitario debe darles una respuesta. "Es necesario aumentar los recursos sanitarios y divulgar que estas patologías son frecuentes y tratables".

El estudio también apunta otro dato preocupante. Los trastornos mentales tienen un importante impacto en la calidad de vida de quien los sufre, superior al de enfermedades crónicas como la artritis, la diabetes o las enfermedades cardiacas y respiratorias. Aunque no hay estimaciones disponibles de los costes de todos los trastornos, se estima que en la Unión Europea su coste oscila entre el 3% y el 4% del PNB.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
yo vengo de una familia desestructurada y ahora no me queda nadie. Yo estuve trabajando 15 años como asistente de dirección y siempre fui una niña depresiva, pero mis padres nunca se dieron cuenta. A los 28 años con una operacion la doctora de cabecera detecto que habia una depresion y tras 6 meses de tratamiento y no curar vio que habia algo mas profundo y me desvio a un centro de salud mental. Despues del año se me diagnostico un posible trastorno bipolor. Debido al trabajo que llebaba tuve que dejar las visitas, y lo sobrellevé como pude, pero los sintomas no psiquicos, sino fisicos ya se habian apoderado de mi, pero una aguantaba como podía, hasta que desarrolle un cancer de mama. Esa patologia fue la que me obligo a bandonar el barco (mas bien me obligaron, cuando quise volver ya no les servi). Tuve que volver al centro mental. Desarrolle otra enfermedad, un trastorno adaptativo mixto. Me han dejado muchas secuelas, y me paso la vida en medicos. Llevo mucho tratamiento, y no salgo de la depresion, la cual ha hecho que mi circulo se reduzca hasta el punto ya de no controlar ni tus emociones. Hay gente que se atreve a decir que la bipolaridad con medicamentos se controla y llevas una vida normal. Mire, cada persona es un mundo a parte, yo conozco muchisimas personas, y muchas con patologias mentales muy disitintas, como digo cada persona es un mundo diferente, y por su puesto yo soy muy diferente a ellos, a mi la medicacion me ayuda un 10/15%, no mas, yo soy una persona muy muy nerviosa, con altos indices de ansiedad que ofrezco mucha resistencia a la medicacion, con lo cual, debo tirar adelante yo sola como pueda, porque para mas inrri no cuento con apoyo familiar y el de social se encoge, pues gente como yo asusta, la gente quiere ver reir, no llorar. Gracias por dejarme escribir en el blog, es una forma de desahogo para mi. Saludos. Mar

Entradas populares de este blog

El sufrimiento oculto del psicópata

El Incesto: lo que hay que saber de las víctimas

Personalidad según Otto Kernberg